jueves, 18 de febrero de 2010

Bondad

Lucio era el tipo mas maravilloso del mundo. Estudiaba, trabajaba, hacia trabajos comunitarios, ayudaba a su madre y era una gran persona. Sin embargo tenía un gran problema: era feo. Pero no solo feo, sino que era horrible: petiso, flaco, cabezón, pelado, chueco y encima tenia los dientes torcidos.

Un buen día Lucio conoció a Clara e inmediatamente se enamora de ella. La chica, unos años más joven que él, parecía perfecta: bonita, inteligente, graciosa... Una gran mujer! Sin embargo ella sólo lo veía como un gran amigo.

Durante meses compartieron risas, llantos y todo tipo de momentos. Lucio sentía por momentos que ella lo quería como algo más. Sobre todo cuando, luego de que él se encargara de lavar sus lágrimas, Clara expresó que nunca había conocido un hombre así.

Cierta noche, Clara invita a salir a Lucio, diciéndole que tiene algo especial para decirle. Lucio se arregló y salió para el bar, donde ella lo espera sentada. él la abrazó y se sentó al lado de ella.
Tomaron unos tragos, y el momento no llegaba. Animado por los tragos y la desesperación, Lucio intentó besar a Clara. Ella le propinó un golpe, y peor aún, unas palabras mortales:
"Nunca voy a estar con vos ¿No lo entendés? Sos horrible. Te queria decir que en dos semanas me voy a vivir a Rosario"

Nunca más se supo de ella.
Tampoco de él

4 comentarios:

Paula y punto. dijo...

Ay, pobre!

LaGranDiosa dijo...

Jé! Después dicen que el amor es ciego! Yo creo que si uno no siente atracción por la otra persona, podrá ser muy perfecto, pero no hay caso!!!

casi adulta... dijo...

grandísimo error elegir a las parejas por la belleza física. no sirve para nada, ni para lo puramente físico.

GuAmBrA LoCo dijo...

bonita, inteligente, graciosa.... mmm yo escribi estas cualidades de una mujer hace tiempo ..

similitudes... paralelismos... excelente historia...