viernes, 23 de abril de 2010

El tiempo pasa

El sol de la mañana brilla con mucha fuerza en Lanus. Ese día lo sentí con la misma mezcla de tristeza y alegria que sentía mi interior.

Sin embargo, yo sabía que estaba mal. Lo sabía y es por eso que deje pasar esa noche como si nada hubiese pasado. No pensé en Mariano, ni en su cariño. Pensaba en Lucas. En él y solo en él.

Ya habían pasado casi dos semanas cuando recibo un msj... "cin, no sabia como decirtelo. estoy en bariloche. cuando vuelva te quiero ver. te extraño mucho princesita. Te quiero mucho"

Ya habían pasado dos semanas cuando suena el portero eléctrico de casa
- Hola... Hola...
- Cin, no sabía si eras vos!!! Queres salir, estas sola? Sabes quien soy?
- Mariano, son las 10 de la mañana de un sábado!

martes, 20 de abril de 2010

El te quiero

- Te quiero Cin...
- Que vos que?????
- Que te quiero nena, no te puedo querer???

Las palabras de Mariano resonaban en mi cabeza cual eco en el Aconcagua. Mis lágrimas volvieron a estallar

- Por que todos me dicen que me quieren y nadie me lo demuestra???

Y llore toda la noche. Llore hasta quedarme dormida en la cama de Mariano, vestida con su camisa pero sin habreme tocado un pelo.

- Cin.... Despertate, ya es de día.... Preferis medialunas o vigilantes? las de crema ni te ofrezco, ya se que no te gustan
- Como sabes?

Y por un minuto sentí que sí, que podían quererme

martes, 13 de abril de 2010

Angie

- Muy mal....

Pero de fondo los ventanales dejaban entrar la luz de la noche del sur. Sus ojos verdes se iluminaban con fuerza. Mis lágrimas recorrían aún más lentamente mis mejillas. Mis ojos se abrieron lo máximo posible y mi vista empezo a recorrer su piel. Era perfecta
"Oh Angie don´t you weep, all your kisses still taste sweet. I hate that sadness in your eyes...."
Mis labios apenas rozaban los suyos. Sus besos eran suaves, lentos... Con experiencia.
Recorri con ellos todo el espacio... Y mientras el cd gritaba Don´t Stop, yo, mirandolo a los ojos le decía que pare.

jueves, 8 de abril de 2010

It´s only a kiss

Subí al auto y no pude evitar largar todas esas lágrimas contenidas.
- Cin, queres que te lleve a casa?_ dijó con más insistencia
- Ay Mariano! sabes q si llego a ir asi, me van a tirotear de preguntas. No quiero responder nada.
- Adonde vamos?
- No tengo idea. Lejos es una opción?
- Jajaja. Queres que ir para el depto y tomamos unos mates con tostadas?
- Solamente si tenes dulce de leche

Yo no era una inconsciente: al departamentito de Mariano había ido unas cuantas veces antes, ya que su hermano era como mi hermano.
Llegamos, abrió la puerta y prendió la luz.
Era un dos ambientes muy cerquita de la estación de Lanús, muy bien iluminado, pero sobre todo con demasiado aire a ella.
Ella era la ex novia de Mariano. Habían estado 7 años juntos y de un día para el otro, se decidio a dejarlo, e irse a Mar del Plata. Sin aviso previo, sin nada q uno pudiese preveer, un día Mariano volvió del laburo, y ella ya no estaba. Su ropa ya no estaba, sus discos ya no estaban.
Sin embargo, el aire, el ambiente, en todos los lugares, ella estaba. Y eso realmente, pesaba. Me pesaba a mi, aún hoy me pregunto cómo podía él vivir así.

Me senté en una de las sillas, él dispuso todo como para tomar unos mates. Yo no paraba de llorar. Las lágrimas recorrian mis mejillas.

- Cin, estaría muy mal si nosotros dos nos besamos?

martes, 6 de abril de 2010

El Señor de muchos años, solo una presentacion

El Señor de Muchos años, tiene nombre y apellido, pero aquí solo lo llamaré Mariano.
Mariano me conoció a mis tiernos 5 años, cuando me tocó en jardín ser compañera de juegos de su hermanito. Hacía esa fecha, él ya rondaba los 18, y lo que menos le importaba eran los nenitos que jugaban con su hermanito.
Sin embargo, con el correr de los años, la situación fue cambiando. El adolescente de 18 años y pelo largo fue mutando en un hombre que ya terminaba su carrera universitaria, abandonado por su novia y entregado a la soledad. Y la nena poco a poco crecía, llegando a ser la mujer que pretendía.

- ¿Sos feliz ahora?_ le pregunté a la chica fácil, largando de una toda mi bronca
Guada, bastante lenta para responder, sólo me miró, sin decirme nada. Conteniendome las ganas de embocarla, simplemente atiné a correr hacia el baño, tragándome las lágrimas.

Mariano me observaba de lejos, empinando un vaso de cerveza. Vió mis lágrimas, vió mi bronca y, a pesar de eso, se acercó a mi
- Hola Mariano, no te había visto
- Yo sí te ví y vi todo lo que paso. Queres que te lleve a tu casa?
- No. Solamente sacame de acá

sábado, 3 de abril de 2010

Siguiendo con mi historia: Te encontraré en el bar

Había llegado el sábado.
Mi vestuario había sido elegido cuidadosamente con el fin de destacarme sobre cualquier mina. Y mi actitud ese día era aún peor a la que tengo siempre
Llegamos al bar y pasaron dos horas sin ningún inconveniente. Nadie se acercaba a Lucas, a quien dejaba andar libremente por el bar bajo mi estricta mirada.
Hasta las 3 de la mañana

Guada resulto tener unos 23 años, aproximadamente. Era morocha, pero medio colorada (pigmentacion que mi pelo posee naturalmente, y contra la cual yo lucho), blanca como la leche, de ojos oscuros y una nariz prominente. Pero no era demasiado fea. Mas allá de u aspecto físico, lo que mas sobresalía de ella, era su poca capacidad de disimular.
Miraba a Lucas como si fuese a comerselo, se bajaba el escote a cada rato, y gesticulaba de una manera tan histerica que a lo lejos me asqueaba. Lucas, sin embargo, la miraba sin prestarle demasiada atención y sus ojos estaban clavados en mi.

- Hola! Lucas puedo hablar con vos?_ pregunté
- Primero presentate_ me dijo con un tono que no me gustó para nada
- Hola, soy Cinthya, la novia de Lucas, vos sos...
- Guadalupe, una amiga
- Listo? Ahora podemos hablar?
- No. Vamos a hablar aca. Primero, a vos Guada. No sos mi amiga, ni nada mío. No tenes que mandarme ningún mensaje. Y segundo a vos Cin. Vos sos mi novia, pero no tenes por qué mandarle msj a ella en nombre mío.

Y se fue, dejandonos a la chica fácil y a mi mirandonos sin entender.