martes, 23 de febrero de 2010

Mi historia

Eran las 5 de la mañana. Todas las mañanas de mi adolescencia escolar, me levantaba en ese horario, con el objetivo de estar medianamente presentable. Me peinaba, me pintaba, y demás cosas que solo una mujer podria entender.
Sin embargo ese dia en cuestion decidi hacer oidos sordos a los mandatos femeninos que nos agobian, y levantarme a las 6, no plancharme el pelo y casi ni pintarme. Entonces asi, con la mejor cara de dormida y al natural, subí al micro escolar (sí, fui hasta tercero del polimodal en el micro escolar), con el objetivo totalmente estudiado: ratearme.
El micro iba a dejarme como todos los días en la puerta del colegio. De ahi iba a irme en la oscuridad hacia la esquina menos concurrida para por fin perderme por las callecitas de Banfield. En una de esas callecitas desiertas iba a cambiarme la ropa (ojo, solo iba a ponerme otra pollera y a sacarme la remera). Y me iba a tomar el 160 para llegar a mi barrio, a Lanús, donde desde las 7 de la mañana hasta la 1 de la tarde iba a ser libre. En fin, como se nota un plan realmente estudiado. Toda una hazaña para una niña de 15 años
Llegué al colegio a eso de las siete menos diez. Cumpli el plan a la perfección. Y fui a parar a la casa de una amiga. Eran las siete y diez de la mañana.
A las diez, mi pequeño cuerpo y yo tuvimos que marcharnos de alli, y aprovechando el sol de noviembre fuimos a una plaza de Lanus. La plaza Sarmiento. Y es acá donde empieza Mi Historia

Yo me senté al pie de un monumento el cual nunca tuve ni idea a quien homenajeaba. Él estaba ya sentado al pie de un mastil, el cual nunca tenia una bandera flameando pero que si contaba con los colores granates propios de la zona.
- Hola me puedo sentar acá_ dijó él señalando el espacio que estaba junto a mi
-Sí, la plaza es una zona pública
- Me llamo Lucas, todo en una banda y me gustaría dejarte un volante para que vengas, pero no tengo. Dale, vení, si venis te dedico un tema
Debo admitir que semejante monologo idiota me provocó una carcajada enorme. Y una gran ternura. A esa edad todo me causaba ternura.
M e acuerdo de haber charlado con él unos 20 minutos y de que él me ejó su número de celular.
También me acuerdo de haberlo dejado con una promesa de llamarlo, que no pensaba cumplir.

Hasta que 20 minutos después me robaran la plata, la mochila, el celular y hasta la campera, dejandome solamente con el número de teléfono de él. Y yo desesperada, llamandolo gracias al servicio de cobro revertido

9 comentarios:

Ménage à Trois dijo...

que historia!!!
que tengas buen dia!
Saludos

Adriano dijo...

Las maravillas del destino, que siempre sorprende.

LaGranDiosa dijo...

Jajaja! No te puedo creer!! Eso si que es castigo divino! (digo, por ratearte...) O no tan castigo, veremos.
Che, creo que somos vecinas :O

casi adulta... dijo...

ja, qué divertido, es historia de película yanqui!! si te pasás por mi blog verás que a augusto lo conocí de forma bastante peliculesca también jaja

El Dc Felipe y YO dijo...

no voy a decir q fue accion y gracia del Karma.. Porq no creo 100% en esas giladas.

Ahora, fijate que bonito, te rateas del colegio, no se porq yo me re divertia en el, te fuiste a hacer tiempo a una plaza (sarmiento :Ñ) no hay como muchas plaza en lanus!
Y te terminaron robando una sonrisa y tooodas tus pertenencias
jejeje

Menos mal q no paso nada grave
Besotes CIN
Y para la proxima medite mejor sus planes ;)

AGUSTIN dijo...

seguro que el chorro era cómplice del muchachito tierno!

Matías dijo...

Si querés te dejo mi número(?).

Cin dijo...

adriano... el destino es maravilloso

diosa... sos de lanus tambien!! somos muchos los de zona sur on blog!

doc... en lanus no hay nada de plazas! y si, x suerte no paso nada mas grave, era mas inconsciente, ahora trato de pensar mas

agustin... no seria una mala opcion, pero creo q el complice aca era el destino

matias... pasalo, prometo llamarte, jajaja

Estefanía dijo...

Qué buen finaaaal! :|
Muy romantico y acorde con la historia ajajaajja.
Gracias por tus palabras. Y si, tienes toda la razón :)